domingo, 4 de enero de 2015

Lluvia azul para la E.L.A

Soy una silla de ruedas y vivo en Tagore desde que abrió sus puertas en 2009...

Toda la residencia huele a rosquillas y a chocolate. Las gentes de Tagore empiezan a engalanar  las paredes con dibujos navideños, angelitos, bolas de navidad…

Los espumillones están  por todas las partes y el belén enciende sus luces para que se vean bien todas las figuritas.

Además, creo que esta Navidad vamos a ponernos hasta las cejas de tirarnos confeti porque los residentes de Tagore llevan semanas recortando papelitos azules chiquititos chiquititos.

He oído algo de que el personal de la residencia se va a reunir a las dos y media del mediodía para no sé qué. No he visto orden de reunión así que parece que no es un encuentro “oficial”.

¿Igual comida de Navidad del  equipo? No creo, muchos de ellos trabajan por la tarde. No tengo ni idea de qué van a hacer pero yo a esa hora me escapo y cotilleo. Creo que soy la silla más antigua de Tagore y me gusta mucho saber tooodo lo que pasa.

La una (todavía es pronto…)

La una y media (todavía es pronto…) pero parece que en la sala de los sillones están quitando las mesas donde los residentes realizan sus actividades. La verdad es que cuando quitas las mesas y las sillas, la sala es supergrande.

Las dos (todavía es pronto) pero han llegado dos de las chicas con  un montón de cestos pequeños ¡y los están llenando con los papelitos azules que los residentes cortaron! ¿....?

Las dos y cuarto (solo queda un cuarto de hora) empieza a llegar gente a la sala.  Han colocado un trípode con una cámara de video. Hay una chica a la que no he visto nunca. Se llama Erika y parece que es la de la cámara porque está venga a explicar y a explicar: que si primero entráis, que si luego salís, que si después tal que si luego pascual… el personal de Tagore  escucha muy interesado pero hay una  persona que parece especialmente nerviosa y a la que de vez en cuando entre risas, se le empañan los ojos. 

       Yo conozco a esa chica, se llama Ana y es una de las gerontólogas de Tagore.

Las dos y media (¡la hora! A ver qué pasa) todo el mundo sale de la sala. De repente la chica a la que se le empañaban los ojos entra y anima a entrar a los demás. Les dice que es la hora de hacerse la foto. El personal va entrando con su cesto lleno de papelitos azules y con su mejor sonrisa.  Se forma un gran revuelo porque en mi resi trabaja muuuucha gente y porque parece que nadie encuentra su sitio para hacerse la foto. Después de un rato las gentes están ya preparadas pero cuando parecía que  Erika iba a inmortalizar el momento, Ana comenzó a hablar y a lanzarle al mundo un mensaje lleno confeti, solidaridad y esperanza…hacia los enfermos de E.L.A.



Y yo que soy una silla de ruedas muy analítica pensé:

¿E.L.A?  ¡Pero si Tagore es una residencia de mayores! ¿Qué hacen apoyando una campaña de otra cosa que no sean ancianos? y además en esa campaña lo que se tiran es un cubo de hielos!!! (Estos de Tagore están zumbaos…)

Y luego pensé: ¿Qué tendrá que ver? Lo que importa es que la gente tenga sensibilidad, iniciativa y se mueva para hacer cosas.  Cosas a favor de todo aquello que sea necesario.


 Bueno que me estoy alargando. Os dejo el video que grabamos en apoyo  a la E.L.A y os animo a verlo.

Ahhh!! Y como silla sensible que soy no me quiero despedir sin agradecer:

A Ana: la idea
A Erika: la grabación, el montaje y la edición
A Blanca (la directora de Tagore): la actitud positiva ante la propuesta
A todo el equipo de Tagore: el apoyo a la campaña y la buena onda.
ahh y por supuesto...¡a los residentes que también colaboraron!


Disfrutad del video, compartidlo y …!Feliz año 2015!